Prensa Rosa Semanal

- Es muy posible que Miguel Aznarez pueda ser desconectado hoy de la computadora. Tras multitud de pruebas y estudios los médicos han llegado a la conclusión de que con cirugía menor el joven pueda separarse de la maquina a la quedó psíquicamente enganchado en 1993. Los padres del muchacho han luchado mucho y gastado sus ahorros para demostrar que el caso no era irremediable como se dijo en un principio. Desde 1993 Miguel solo se comunica a través del correo electrónico o de chats y para que te reconociera había que hacerlo con una webcam o foto digital. “No sabemos como se va a adaptar al mundo real; el sigue creyendo que sale con Jenna Jameson” dijeron sus padres. Además el considera que todo es gratis.

- Marcos Martínez denuncia a una clínica especializada en injertos de cabello por usar una fotografía suya como reclamo. “No pueden abusar de mi imagen de esa manera; ese día iba sin peinar” Dijo el joven muy afectado.

- Miguel Berzosa detenido en Madrid por excederse en el mundo de las catas. Aseguró a un grupo de estudiantes suecas que los quesos de la región de la mancha se degustan sobre los pechos de las mujeres; tradición –dijo- muy arraigada en la zona y exenta de connotaciones sexuales. Una de las muchachas decidió denunciarle por la cara de vicioso y la vigorosa erección que se notaba bajo sus pantalones.

- Manuel Zafra harto de ser confundido con Zidane se pone una peluca rubia para a los cinco minutos ser abordado salvajemente por unos fans de Bibi Andersen que querían fotografiarse con ella. Manuel se esta planteando la cirugía estética.

5 Responses to "Prensa Rosa Semanal"

Don Vitorio dijo... 1:13 p. m.

Buenos dias.
Empezamos el lunes, chavales, con el gran Juanillo.

abuelez dijo... 1:15 p. m.

Juanillo reconozco que a pesar de mi estado de cabreo has conseguido mis risas. Maldito spirou inventor!!.

Don Vitorio dijo... 1:17 p. m.

Voy editar un poquito

Juan dijo... 1:23 p. m.

Si Vito haz del post algo mejor...

gonzalez dijo... 8:36 p. m.

ya veo que aquí no curra nadie, como se lo pasa la chavaleria.

Publicar un comentario