Lo que hacía en la obra

GRAN CANTAR DE GESTA ANDALUZ capitulo primero


Introducción:

Esto que van a leer ustedes es una joya de la literatura española del siglo XVI lamentablemente desconocida para la mayoría del público y aún para muchos eruditos e hispanistas.
Si bien fue considerada una obra menor en su propio siglo en la actualidad se estima como una obra maestra y visionaria escrita por el genial Conde Don Juan Diez Álvarez-Buylla en el año 1578.
Trata la historia real de unos sucesos acontecidos en la Villa de Jerez en el año 1569 en la cual se suceden misterios sobrenaturales, crueles venganzas y amores imposibles. Capítulos ya alojados en la memoria colectiva de nuestra nación son por ejemplo, la resurrección de Zafra conocido como el endemoniado o la trágica historia de amor entre la bella novicia Montse y Eduardo el judío.
Esta historia siempre fue del gusto del vulgo y de algunos intelectuales como el gran Pintor Hernán de la Serna y Gómez-Narro que presenció con sus propios ojos la resurrección de Zafra como demuestra este fragmento de una carta a un hermano suyo:

“Por Dios Juro Arturo que del mismísimo infierno salió el tal zafra atravesando la tierra del campo santo y que por no perder honra me quede tieso sin mover músculo y aferrabame a la mi espada por si mi vida se le antojaba a aquella horrenda criatura. Y que ya en mundo terreno, vacía la mirada corrió despavorido por do yo había venido….”

Otro ejemplo curioso también es el testimonio del Marqués de Medina La Nueva, Don Adolfo de Medina y Villanueva que una noche se topó con la novicia Montse y dejo esto plasmado en su diario:

“Bien entrada la noche llegándome yo a mi morada encontreme de bruces con una joven novicia que a mi parecer llevaba en los sesos vino del fuerte y que de su boca salían cosas tales que ni un bucanero podría discurrir en decillas”

Otro personaje que por siniestro y aberrante es de sumo interés para los estudiosos es el escudero Cristóbal, Cristobalin el jode bestias, como era llamado en su siglo. Este bizarro personaje era zoofilico practicante que no dudaba en hacer gala de su bestialismo fornicando con cualquier animal que encontrara a su paso. Fue encontrado dándole vergazos a un pavo detrás de unos arbustos en la noble finca del Conde don Germán de Argumosa y Viescas
Que escribió la siguiente denuncia al alguacil de su condado:

“Andabame yo ensismismado dando cuentas de mis tierras cuando llegaron a mis oídos unos sonidos espeluznantes, tales eran que me vino al seso que el mismísimo diablo devoraba a uno de mis sirvientes. Yo que soy hombre de honor desenvaine mi espada al punto con tal de socorrerle y salté raudo a unos arbustos do venían los sonidos fantasmales. Y me veo ante mi faz un hombre bajito, moreno y enjuto que luchaba por clavar su verga a uno de los mis pavos haciendo caso omiso a las suplicas del ave. Tenia a la pobre criatura agarrada por las alas y como tenia las sus manos ocupadas no atinaba en joder por el culo al animal. En cuanto me vio salió corriendo como alma que lleva el diablo.”

Es por esto que recomiendo esta obra a mis alumnos que además les encanta. Incluso varios de ellos se han confeccionado camisetas con un dibujo de Cristobalin tratando de joder a una nutria con el lema “Nada es imposible”.
Ahora sin más preámbulos les dejo con esta obra que habrán de juzgar ustedes.










De cuando Zafra sucumbió a la borrachera.
(De la muerte de Zafra y la Humillación de Freddy)

Por todos es sabido
Más por nadie comentado
Que si Zafra ha salido
Seguro se ha emborrachado.
Y que crece la leyenda
De su gran mezquino aguante
Que por Jerez se comenta
De su sed desbordante.
Y hay sobre todo un acontecido
Que vos juro no es comento
Que dejome aturdido
Y por eso vos lo cuento.
Dicen las bellas mozas
De la villa jerezana
Que por garganta tiene pozas
Zafra el de mare sevillana.
Pues hubo una extraña noche
Un horrendo suceso
Pues Zafra con gran derroche
Gastaba en exceso.
No bastabanle las copas
Que por pares las bebía
Que tras empeñar las ropas
También de hierbas se ponía.
Casi en bolas y mal trecho
Con la mente adormecida
Fuego y lujuria en el pecho
Fue a por hembra perdida.
Buscó por todas partes
Alguna hembra decidida
De las que manejan las artes
De la cama sin medida.
Encontró unas bellas faldas
De una mujer alemana
Que sentada de espaldas
Disfrutaba la santa semana.
¡Que belleza que mujer!
Zafra se decía henchido
¡Como la voy a joder!
Imaginaba encendido.
Y fue tal su gallardía
Y su valor de caballero
Que ya la verga sentía
En caliente agujero.
Sacó la polla al punto
Y avanzo con soltura
Hasta llegar bien junto
A la alemana de altura.
Levantole las faldas
Y bajole las ropas
Pusola de espaldas
Y enseñole sus tropas.
Más a punto de meterla
Vio que el ano era peludo
Cosa que fingió no verla
Pues Zafra es bien tozudo.
Más a la primera embestida
Con el ano penetrado
La alemana agredida
Mostró desagrado.
Y con voz ronca y sonora
Se torno con brusco ademán
Mostró que no era señora
Si no un enorme alemán.
Y esto al Zafra le dijo
Mientras en su gran trasero
Sentía moverse el pijo
Del sevillano pendenciero.
Freddy es el mi nombre
Del norte soy caballero
Como veis soy un hombre
Y vos un porculero.
Sacad de mí esa cosa
Y desenvainad la espada
Que esta afrenta deshonrosa
Ha de ser pagada.
Y Zafra que estaba bebido
No atinaba con la espada
Y Freddy prevenido
Diole fuerte estocada.
Murió Zafra el porculero
Con la espada en el pecho
De sangre gran reguero
Tal fue el hecho.
Y Freddy avergonzado
Huyo por escondido sendero
Y en su tierra le llamaron
El del rojo trasero.


DE LA HORRIBLE TRANSFORMACIÓN DE LA JOVEN NOVICIA

En la noche más obscura
Do el demonio cobra vida
Tornose fe en locura
Perdonad que vos lo diga
Pues a mi me repugna
Mezclar en claros versos
De dios la fuerte pugna
Contra demonios perversos.
Y es que hubo una novicia
De piedad muy alabada
Que el demonio con pericia
Dejola con artes hechizada.
De sus huestes de guerra
Del averno más maligno
Satán hizo subir a tierra
A su lacayo más digno.
Zafra el endemoniado
El que a las almas vicia
Fue el espectro nombrado
Para tentar a la novicia.
De baco los buenos licores
De las indias hierbas verdes
De la carne muchos amores
Vicios do siempre pierdes.


Olvidada la pureza
La novicia hechizada
No reza por pereza
Y vive embriagada.
Zafra vil demonio
De faz descarada
La tien en matrimonio
Con vida relajada.


En la villa de Jerez comentan
Con espanto y aprensión
Quienes a feos vicios se prestan
Ya no tienen salvación.
Más el pueblo no sabia
De como Zafra el vil murió
Por su sucia infiel osadía
Que al rubio Freddy mancilló.






(DE CUANDO FREDDY SUPO DE LA RESURRECCIÓN DE ZAFRA Y SU ANSIA DE VENGANZA)


A oídos de Freddy llegó
La noticia repugnante
Que el Zafra que mató
El del vil semblante.
Por las calles caminaba
Del sur de Andalucía
Con vida prestada
Por el de la profecía.
Y de esta manera habló
Freddy el mancillado
A la vez que el puño alzó
De odio fuerte cerrado:

"Antes de que la noche caiga
Y en ella el diablo vuele
Habré de vengar yo mi nalga
Que por rota aún me duele.
Mis amigos ya no me hablan
Las mujeres ya no me quieren
Todas las gentes de mi fablan
Y dicenme cosas que hieren.
Que soy bujarra pagano
Maricón por natura
Que metome por el ano
La verga mas dura."


Y para España partió
Con espada y lanza
Y de su boca salió
Dos veces venganza.
Mas haciendo camino
Por la ruta señalada
A la sombra de un pino
Vio figura sentada.
Preguntole que facia
En camino tan lejano
Que la noche se cernía
Sobre todo el campo llano.
Dijole que solo viajaba
A España por promesa
Que compañía buscaba
Por que el miedo le pesa.
Y lo creyó verdadero
Aquesto que le decía
Que fizolo escudero
Mientras lo bendecía.
Cristóbal era el su nombre
En las españas nacido
Un nuevo hombre
Para aqueste acontecido.


DEL CAMINO DE FREDDY Y EL SUPLICIO DE CRISTÓBAL

A lo largo del camino
Freddy el caballero
Notó que era un cretino
Cristóbal el escudero.
De sandeces la boca llena
De monedas bolsa vacía
Su virgen la marimorena
Su pasión la felonía.
Tal era su raro proceder
Que llevabalo Freddy atado
Por que no fuera a joder
A las aves y el ganado.
Pues ya estaba prevenido
Que encontraronlo jodiendo
A un lechón malherido
Propiedad de un reverendo.
Tardaría en llegar a España
A vengar su cruel afrenta
Que a su honor vil empaña
Más Cristóbal no toma cuenta.
Y fue que Freddy Diz:
Escuchad mal escudero
Vos que sois mi aprendiz
Y yo vuestro caballero.
Si os vuelvo a ver jodiendo
Rata, cerdo o perdiz
Ya podéis estar corriendo
Que vos corto la nariz.
Y si de vuestra gran boca
Salen más estupideces
Os golpeare con una roca
Hasta que cagueis nueces.
Y tomolo esto por cierto
Cristóbal el gran rastrero
Que su boca fue un desierto
Y su verga un prisionero.
Así aguantó el criminal
Hasta bien entrada Francia
Do vio un enorme animal
Igual que uno de su infancia.
Era un toro negro y bravo
De gran porte y musculoso.
Corre Cristóbal, saca el rabo
Ignorando lo peligroso.
Con la verga enfurecida
Trata de joder al toro
Más llevose una embestida
Golpe fuerte y sonoro.
Quedó Cristóbal magullado
En el suelo quieto y tendido
Y a pesar de su mal estado
Su cipote seguía erguido.
No tuvo mas remedio
Freddy por domarlo
Que hacerle gran asedio
Y fuerte encadenarlo.
Y así prosiguieron camino
El Cristóbal humillado
Por su ser mezquino
Viajó fuerte encadenado.

3 Responses to "Lo que hacía en la obra"

Manuel dijo... 5:20 p. m.

Nunca deshonré a tal monja
ni di por culo al germano,
la mancebita era harto tonta
el nórdico no más que un marrano,
si fuiste vos quien le dio por el ano!!

Que no inventéis mas fabulillas
ni mancilléis mi buen nombre
que más altos caballeros
me sirven ahora el postre
rendidos ante mis fueros.

Que tal historia es mentira
que tal mentira es historia
mas no por rima asonante
verso corto y tontería
dejas de ser un tunante.

Que no mancilléis sin pena
que no quede impune esta ofensa
que juro por mi caballo
que en esta villana afrenta
vive Dios!!, muera un vasallo.

Como te pille te rajo
te abro en canal a destajo
y aquesta gesta cantarán
juglares de tres al cuarto
y quedará del carajo!!.

:)

Juan dijo... 9:21 p. m.

JAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJA

Mon dijo... 5:25 a. m.

sois unos verdaderos poetas ja ja ja ja ja

Publicar un comentario