Esta bien...


-El gato se ha subido a un árbol-
-¿Como?-
-Que el puto gato se ha subido a un árbol-
-¿Y que quieres que haga yo, Sonia?-
-Que lo bajes-
-Pero si el gato es tuyo-
-¿Pero que clase de marido eres tu? Yo no puedo subir al árbol-
-A mi no me gustan los gatos y lo sabes y encima me dices que baje a esa puta alimaña de un árbol. Yo quería un perro Sonia; un pastor alemán-
-Y yo quería un hombre Carlos y te tengo a ti así que baja a mi gato del árbol ahora mismo-
-Esta bien…-
Carlos dejó el periódico sobre la mesa y se levantó. Salió a la zona ajardinada de la urbanización y se puso a buscar al gato de su mujer por entre los árboles. Al final lo vio encaramado en un pino. Estaba alto, a unos quince metros. Entonces empezó a recoger piedras y a metérselas en el bolsillo. Echó un par de vistazos para ver si venía alguien y empezó a tirarle piedras al gato. Cuando el gato hubo recibido cuatro pedradas bajó a toda prisa y el solo volvió a casa. Carlos se dispuso a hacer lo mismo pero cuando llegó al portal siguió andando y cuando salió de la urbanización siguió andando y cuando llegó al centro de la ciudad dormitorio donde vivía siguió andando y anduvo y anduvo hasta desaparecer.

9 Responses to "Esta bien..."

hambru dijo... 10:40 a. m.

Tener que bajar al gato y cómo ella se lo pide fué la gota que colmó el vaso... a veces pasa eso, hechos que parecen insignificantes puntos de inflexión definitivos, detonantes... me ha gustado!!

hambru dijo... 10:43 a. m.

Quise escribir: "hechos que parecen insignificantes acaban por ser puntos de inflexión definitivos"

Juan dijo... 11:15 a. m.

Eso era justamente lo que quería transmitir HAmbru!!

Mar dijo... 2:59 p. m.

Y del pobre gato, nadie se preocupa???

ESTHERSITA dijo... 6:09 p. m.

el gato igual que sube, baja.
pero el marido a saber si vuelve, y con razón.

kele dijo... 8:31 p. m.

jejejeje....

Juan dijo... 8:21 a. m.

Como te gusta, Kele, el gato de Alicia en el País de las Maravillas...

kele dijo... 5:11 p. m.

ya te digo!!!!

Don Vitorio dijo... 7:20 p. m.

Reconforta el espíritu.

Parece que tienes público exclusivo, y poco critico.

Publicar un comentario