"Los Julitos en Berlín"

Oye chavales, como lo hacemos para quedar el sábado.... Hay que moverse, vamos a pillar algún disfraz??? Como hacemos con Sastre, le
decimos que se presente? Vamos a por el? Como vamos al aeropuerto?Hasta ahora hay rumores de que podemos contar con varios coches y conductores: Sergi, Kele y Tama?????Corregidme si me equivoco…

Cuando el pasado 8 de Mayo el Señor Pérez de Carlos, más comúnmente conocido como Darío, remitía este email a los implicados en la despedida de soltero de uno de los ilustres “Julitos”, el señor Fco. Javier Delgado, pocos fueron conscientes que dentro del campo “Para”, en el que se incluyen las direcciones de las personas que van a recibir dicho email, se encontraba la del implicado, con lo que de alguna manera se tiraba por la borda los mas de seis meses de trabajo de preparación en la clandestinidad de dicha despedida de soltero. Fue el pistoletazo de salida de otra gran aventura de esta pandilla inolvidable y que se dio en llamar “Los Julitos en Berlín”.

Aprovechando la festividad de San Isidro un noble grupo de majariegos, 13 en número, se trasladaron a tierras alemanas y más concretamente a su capital Berlín, con motivo de las despedidas de soltero, los últimos cantos de cisne, de dos representantes de la familia Julochera, Pakito y Javi Sastre, que fueron secuestrados la noche del viernes 11 de Mayo en sus respectivos alojamientos y llevados al aeropuerto de Barajas a la intempestiva hora de las 4 de la madrugada, todo un presagio de lo “nocturna” que resultaría esta aventura. El viaje de ida transcurrió sin más anomalía que la extraña costumbre que persigue al que aquí suscribe este post de dormirse en cualquier tipo de superficie y mostrar a la concurrencia lo satisfactorio de su descanso, a riesgo de ser inmortalizado por alguna rata “julocha” o sucedáneos.

Fueron dos días y medio de gincana alcohólica-festiva acompañadas de grandes dosis de “colegueo”, en todas sus acepciones. Por supuesto como era de esperar el primer día, ese mismo sábado, resulto el de mayor intensidad “animal”, y más conociendo las tendencias salvajes que acompañan las aventuras de estos señores cuando eventos matrimoniales entran en sus planes. Así, hubo tiempo, como demuestran las instantáneas sucesivas de mostrar en tierras alemanas la profundidad de la España más internacional, la que simboliza el toro de Osborne y el arte flamenquil.

Para ello se contó con la displicencia de los dos implicados que hicieron las delicias de los presentes en la capital Berlinesa con sendos trajes de torero y lagarterana, y que nos sirvieron para un largo paseo diurno que nos llevo desde nuestro hospedaje hasta la Puerta de Brandemburgo y el Reichstag, donde definitivamente se desató el ya famoso “Delirium Violentus”. Este extraño virus que solo se manifiesta una vez se han ingerido cantidades ingentes de alcohol, en este caso cerveza, vino en esta ocasión acompañado de la compra de las ya famosas “cachiporras”, engañosas porras con reminiscencias prehistóricas, y cascos de vikingo para de alguna manera proteger la integridad de los presentes, cuestión que en algunos casos no sirvió más que para un efecto decorativo. Afortunadamente no hubo lesiones de importancia, pero como demuestran las fotos la despedida de Ferdi, allá por el mes de Marzo había dejado ciertos rencores pandilliles, que se dilucidaron de una noble manera, sin piques pero eso si con altas dosis de agresividad.


La tarde transcurrió sin más sobresaltos y la noche, de la que afortunada o desafortunadamente (según se mire) no hay instantáneas, nos deparó la visita a tugurios de calidad guiados por la siempre maestra dirección de Matisa, que se repitieron en la noche posterior donde “o rey Julius” nos regalo una megasesión bailoteril en un garito donde las intenciones “gays” eran más que presentes, y de la que salimos sin mayor novedades a nuestros aposentos.

Fueron sin ninguna duda días entrañables en los que el que aquí suscribe pudo profundizar en las características humanas y animales de los miembros del elenco que forma esta pandilla “Los Julitos”, que como era de esperar, no decepcionaron a la gran cita. Fue todo un placer señores.

5 Responses to ""Los Julitos en Berlín""

abuelez dijo... 3:19 p. m.

A ver si el Vitorio me retoca las fotos en su reposo paternil, pero ahi lo teneis chavales, vuestro "post berlinero", lo prometido es deuda...

Juan dijo... 3:34 p. m.

Sigo entender como es usted capaz Don Abuelo de elaborar una prosa decente leyendo nada más que a periodistas... no obstante muy buen post fucking Berzaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Paco dijo... 4:00 p. m.

Grande Berzosa!!!!!!!! No esperaba menos. Agradecido aquí un torero a sus amigos. De verdad, nunca lo olvidaré.

Y queda la cota no alta, altísima para las venideras.. ufffffff...

Don Vitorio dijo... 7:14 p. m.

La prosa cojonuda pero el tamaño de las fotos una mierda.
Lo dicho, abuelo: el tamaño SI importa.

kele dijo... 7:20 p. m.

de nuevo un stupendo relato de los hechos julochos pero hasta los putos güevos de tu incompetencia fotografica!!!!!!

Publicar un comentario