The Man of the Weekend

Francisco José Delgado, Paco para muchos, nació en Madrid durante los últimos estertores franquistas allá por el año 74 y si mis referencias no fallan se trasladó a la periferia a los pocos años de su hasta ahora tranquila y pausada vida, al todavia pueblo de Majadahonda, hoy conocido como Manhatan, dado su incesante crecimiento (o especulación según se mire) urbanístico.

Su infancia transcurrió sin más sobresaltos que los propios de un chaval aficionado al deporte rey, que le sirvió para forjarse amistades a la postre perennes como las del señor Barrasa o el señor Valdés, con los que vemos en esta instantánea compartir bandera y, probablemente momentos antes de la realización de esta foto, bocata de nocilla. Pocos debia comer el bueno de Paco, o más bien muchos ha debido comer en los últimos tiempos, porque la evolución de su figura ha sido, como queda patente en proximas fotos, constante y creciente.

Ese amor por el deporte rey fue la causa de su especial devoción por el club de la Ribera del Manzanares (cuando habia rio, ahora ya nadie se acuerda de él). Quizás ese amor por los colores rojiblancos es uno de los valores que ha caracterizado a Paco durante sus años de vida, un fanatismo en cualquier caso compartido (como otros tantos vicios) con el señor Alfonso, Sito para los chavales.

Fue de esta manera como tuvo el que aqui os suscribe la oportunidad de conocer a Paco durante esas largas noches que pasamos al fragor de numerosos destilados en el "Star Club", si bien los principales emplazamientos de sus juergas majariegas estaban más dirigidas al amparo de la mítica Consuelo o la famosa Sidreria, siempre al abrigo de otro de lo míticos, Julocho. En esas juergas, regadas con ingentes cantidades de calimotxo y cerveza, Paco se convirtió en uno de los más fervientes abanderados del progresismo de izquierdas, ideología compartida con la mayoria de los miembros de la pandilla Julochera (mejor no dar nombres, no vaya a ser que les retiren carnets de afiliados), valores que desafortunadamente han derivado hacia otras aceras, que en cualquier caso no le hacen perder su carácter entrañable al bueno de Pakito.

El tiempo pasó, la adolescencia quedo atrás y la madurez trajo algunos kilitos de más, las mismas juergas pero en menor número, casas de protección oficial, despedidas de soltero bajo el delirium violentus y...una chica, Mónica, con la que este finde el bueno de Pako se arrejuntará en una boda por todo lo alto en Las Rozas, y que de nuevo servirá de hermanamiento para algunos de los miembros del viejo Local y la totalidad de miembros del zulo Julochero en lo que promete ser una de las grandes citas preveraniegas...será SU día...Felicidades Pakito!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

5 Responses to "The Man of the Weekend"

Don Vitorio dijo... 4:49 p. m.

Nombres y apellidos ¿he?...

Es usted un sinvergüenza señor Abuelez, un sinvergüenza.

Anónimo dijo... 7:00 p. m.

Joder que se casa y se le presupone una edad...pero es un año mas joven...75, del 75, of course??

Sin duda una gran cosecha!!!

Paco dijo... 6:20 p. m.

Bueno, en realidad Francisco-Javier y no Francisco-José. Otro error es mi nacimiento en Madrid. Ojalá, siempre me he sentido de aquí, pero mi DNI dice Barcelona. De todas formas, muchísimas gracias por este post.. A menos de 3 horas, se me saltan las lagrimillas!!!

Don Vitorio dijo... 12:11 p. m.

Vaya mierda de fuentes que tiene señor Abuelez.

Juan dijo... 11:39 a. m.

Cucu

Publicar un comentario