De entre las nalgas de Gonzalito

A lo largo de nuestras miserables vidas la mayoría de nosotros hemos sido testigos de abominables tropelías en forma de pedos. Los sonidos y efluvios fétidos expelidos por los anos de nuestros amigos nos han acompañado desde que tenemos uso de razón. Pero hay entre todos ellos; ya sea por su ferocidad, volumen o fetidez, algunos que se han grabado fuertemente en nuestras memoria. Yo queridos lectores voy a hablaros de los “Cuescos famosos”.


Primeramente de uno que por su brutal estruendo aún pasa de forma oral de generación en generación. Era una mañana del año 90 o 91. El kele y yo hacíamos pellas de primera hora al estilo de Perogrullo en la misma puerta del instituto. Entonces apareció Gonzalito y evidentemente se acercó a nosotros. Tras un rato de charla, en la que Gonzalo nos hablaba maravillas de ese gran film español que es Maki Navaja, El Gordo levanta una pierna, abraza su rodilla, gira la pierna de apoyo, apunta y abre las puertas del infierno. Se mandó un cuesco que seguramente sobrepasó los 120 decibelios tal fue el exageradísimo trueno que nos dedicó. El pedo corto aunque contundente sonó tan alto que yo mismo temí por la integridad de su culo. Las nalgas debieron de vibrar a una velocidad vertiginosa y la cantidad de gas expelido a buen seguro que fue ingente ya que aquel sonido grave y poderoso llevaba consigo una potente onda expansiva.
El propio Gonzalo se quedó perplejo a tenor de la cara que puso y del dolor supongo. Aquella mañana tuvo que ir a clase con el culo picanteiro y puede que incluso con algún desgarro. Juro por los dioses del metal que jamás en mi vida he vuelto a escuchar un estruendo de semejante calibre surgido de una nalgas humanas. Y aún menos el Kele que sufrió pesadillas durante varios días.

5 Responses to "De entre las nalgas de Gonzalito"

alvarito dijo... 1:01 p. m.

¿pero esto fue antes o después del ariete?

Juan dijo... 1:10 p. m.

Antes moito antes rapaziño

Don Vitorio dijo... 3:25 p. m.

Necesito que el Kele confirme la fetida teoria.

Juan dijo... 4:17 p. m.

Amigo Vito el Kele lo recuerda como si fuera ayer!!!! de hecho desde que se tiró ese pedo el Gordo camina de una forma caracteristica.

kele dijo... 6:14 p. m.

jejejejejeje

Publicar un comentario